NoticiasNoticias Globales de Tissue

La crisis energética provoca altos precios del papel tissue en Europa

Algunos de los principales fabricantes han optado por la reducir la producción, lo que, además de aumentar los precios, puede provocar escasez de producto en los lineales

Los sectores del papel tissue y el cuidado personal, así como otras industrias manufactureras, son usuarios intensivos de energía térmica y electricidad en su proceso productivo. En Europa, la subida del precio del gas natural y la electricidad, provocada por la crisis energética, ha elevado los precios de los productos a base de celulosa a niveles históricos.

A principios de septiembre, las cotizaciones del gas natural TTF -referencia de los precios practicados en Europa- se situaron en 275,50 euros por megavatio, un 25% por encima de los valores de finales de agosto. En 12 meses, los precios han subido más de un 800%. Como parámetro, de 2010 a 2020, el precio promedio del gas fue inferior a EU 20.00.

El precio de un rollo de papel jumbo subió la semana pasada a 2.200,00 UE por tonelada métrica, un máximo histórico, muy por encima de los 900,00 UE en enero de 2021. De enero a junio, los costes del tissue al por mayor aumentaron entre un 3 % y un 5 % en comparación con el mes anterior; desde julio, los precios han aumentado un 10% mensual.

Una de las consecuencias naturales para una industria que tiene la energía entre sus principales costes es la reducción de la producción, lo que, además de las subidas de precios, tanto mayoristas como para el consumidor final, puede provocar desabastecimiento en los lineales. La falta de producto, a su vez, debería inflar aún más los precios.

La inflación ya alcanzó un récord del 9,1% en agosto y, para aliviar este escenario, los bancos centrales tendrían que endurecer su política monetaria a través de tasas de interés cada vez más altas, incluso si el crecimiento económico en Europa se desacelera.

LOS FABRICANTES SE QUEJAN DEL AUMENTO DE LOS COSTOS DE PRODUCCIÓN

Gigantes de bienes de consumo como las multinacionales Kimberly-Clark y P&G se han quejado repetidamente de los aumentos extraordinarios en los costos de energía. Una de las soluciones adoptadas fue trasladar una parte de estos costos a los consumidores a través de ajustes de precios y reducir la longitud de los rollos, entre un 6% y un 8% respecto a hace un año, para mantener sus márgenes.

En otros casos, como el de Metsä Tissue en Europa, la compañía ha optado por paradas de producción de varios días para evitar picos elevados en el precio de la energía, que pueden suponer una falta de producto para el consumidor final.

Según Tobias Lüning, vicepresidente sénior de Metsä Tissue para Europa Central, la empresa ha buscado explorar todas las posibilidades para mejorar la eficiencia energética y reemplazar el gas ruso con otras fuentes de energía.

En otros casos, la situación es más dramática, como el fabricante alemán Hakle GbmH, con más de un siglo de existencia, que recientemente se declaró en concurso de acreedores, por no poder mantener sus operaciones con los altos costos de energía y materias primas. .

El escenario europeo para los próximos meses es, por tanto, bastante delicado, con interrupciones en el suministro de gas ruso, suspensión de la producción, subida de precios en general, falta de productos, inflación y, en consecuencia, falta de productos de primera necesidad para los consumidores.

Fuente
BloombergMetsä Tissue
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle la mejor experiencia de usuario. Si acepta, estará dando su consentimiento a estas cookies y también a la aceptación de nuestra política de cookies. Haga clic en el enlace para obtener más información.    Leer más
Privacidad