Noticias de Celulosa

Honext produce un nuevo material a partir de residuos celulósicos

El proceso patentado de Honext Material, permite producir un material de alta resistencia y de gran valor en construcción, para darle una segunda vida a los residuos celulósicos.

Honext Material, es una empresa surgida de la Universidad Politécnica de Catalunya (UPC). El origen de Honext se encuentra en el trabajo del equipo liderado por Margarita Calafell, investigadora del departamento de Ingeniería Química en la Escuela Superior de Ingeniería Industrial, Aeroespacial y Audiovisual de Terrassa de la UPC y responsable del Laboratorio de Catálisis Enzimática del grupo de investigación Engibio de esta misma universidad.

Esta empresa, se dedica a la fabricación de paneles para la construcción a base de un nuevo material obtenido de la transformación de residuos celulósicos, de papel y cartón reciclados.

Los paneles Honext, resultado de una tecnología patentada por la UPC en 21 países, llega al mercado este año 2021 gracias a la entrada en funcionamiento en Vacarisses de su primera planta de fabricación.

MODELO

El equipo de Margarita Calafell se centró en principio en la búsqueda de soluciones al problema de generación de residuos celulósicos en empresas del sector del papel. En plantas que utilizan papel reciclado, entre el 10% y el 12% del material se descarta porque las fibras han perdido calidad. Estos residuos van a parar hasta ahora a vertederos o incineradoras, pero la tecnología desarrollada en la UPC y ahora comercializada por Honext hace posible darles una nueva vida.

La solución a este problema fue la utilización de enzimas que actúan sobre las fibras de la celulosa y potencian su capacidad natural para generar uniones entre ellas.

El proceso biotecnológico patentado por la UPC confiere a los tableros o paneles Honext propiedades de alto valor en la construcción. La empresa destaca en este sentido que se trata de un material “ligero, moldeable, con resistencia mecánica y contra la humedad, poco inflamable, buen aislante térmico y acústico, 100% reciclado y 100% degradable”.

Una vez planteada la solución tecnológica, en el 2011 se creó la empresa Honext. “El planteamiento de base fue llevar al mercado un material nuevo, diferente; sin componentes tóxicos ni resinas como las que se utilizan en otros materiales para la construcción”, explica Pol Merino, Director General de Honext desde el 2014.

El modelo de negocio adoptado por Honext, “fue diseñar plantas de producción que puedan ser instaladas dentro de industrias papeleras o de tratamiento de residuos”, explica Pol Merino.

“Esto nos permitirá hacer pequeñas lineas, con menores costes y aprovechando procesos de fabricación ya existentes. Por otra parte, de esta forma podremos tener centros de producción distribuidos por ejemplo en toda Europa, con un aprovechamiento regional del reciclaje de residuos y un menor coste en transportes”, especifica el director general de la empresa.

CRECIMIENTO

La primera fábrica de Honext se encuentra ubicada en el Centro de Tratamiento de Residuos del Vallés Occidental, en Vacarisses. La construcción de esta instalación de Honext se completó el tercer trimestre del 2019 y, después de un período de pruebas, este 2021 se ha iniciado la fabricación comercial de tableros, con una producción anual estimada de 40.000 metros cuadrados.

La empresa se prepara para una nueva ronda de financiación y trabaja en una segunda planta de fabricación para alcanzar los 150.000 metros cuadrados de tablero este año año.

MEJORAR EL RECICLAJE DE PLÁSTICOS

La Escuela Superior de Ingenierías Industrial, Aeroespacial y Audiovisual de Terrassa, de la UPC, donde surgió Honext, es también el centro universitario origen de un nuevo sistema de reciclaje del PLA o ácido poliláctico, uno de los bioplásticos con más aplicaciones en el mercado. El PLA se obtiene a partir de productos ricos en almidón como el maíz, es biodegradable (se degrada a medio plazo) y su gestión como residuos se realiza de forma conjunta con la materia orgánica. No obstante, la creciente presencia de residuos de PLA y su mezcla con plásticos de otros tipos dificulta su gestión.

Alba Martínez, estudiante del grado de Ingeniería Química en esta escuela superior de la UPC, ha desarrollado en su trabajo de fin de grado –bajo dirección del profesor Manel Lis– un nuevo protocolo para un reciclaje más efectivo del bioplástico PLA, de forma que se reduce la generación de residuos y se consigue un nuevo producto sintético llamado CellPLA Composite. La propuesta, que fue finalista en los premios Expoquimia 2020, consiste en modificar las cadenas poliméricas del PLA con enzimas como proteasas o lipasas para que en determinadas condiciones y con la adición de celulosa se forme el nuevo material compuesto.

Fuente
La Vanguardia
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle la mejor experiencia de usuario. Si acepta, estará dando su consentimiento a estas cookies y también a la aceptación de nuestra política de cookies. Haga clic en el enlace para obtener más información.    Leer más
Privacidad