Noticias de Celulosa

UPM apunta a la negociación colectiva de negocios específicos con el Sindicato de Trabajadores del Papel

La empresa se prepara para arreglar las condiciones laborales de las empresas interesadas sin convenios colectivos

UPM, es una empresa que ofrece soluciones renovables y responsables e innovaciones para un futuro más allá de los fósiles en seis áreas de negocio: UPM Biorefining, UPM Energy, UPM Raflatac, UPM Specialty Papers, UPM Communication Papers y UPM Plywood.

La empresa, sigue apuntando a la negociación colectiva de negocios específicos con el Sindicato de Trabajadores del Papel, pero también ha comenzado los preparativos para arreglar las condiciones de trabajo temporales si no existiera un convenio colectivo.

El 31 de diciembre finalizarán los convenios vigentes entre el Sindicato de Trabajadores del Papel y la Federación de Industrias Forestales de Finlandia. Después de la rescisión, el convenio actual no tiene efecto vinculante ya que las partes del convenio cambian. El tiempo para la negociación se está agotando, por lo que UPM debe prepararse para una situación en la que no exista ningún acuerdo.

“Para asegurar la continuidad del negocio y la nómina, nos prepararemos para arreglar las condiciones de trabajo después del cambio de año de acuerdo con la legislación laboral, las prácticas de UPM y los contratos de trabajo personales. Con la negociación colectiva de negocios específicos, podemos ofrecer mejores condiciones para todos que sin un acuerdo. Entrar en las negociaciones con el Sindicato de Trabajadores del Papel sigue siendo nuestro objetivo”, dice la vicepresidenta ejecutiva Riitta Savonlahti de Recursos Humanos de UPM.

Un tema importante en las negociaciones sería la representación de los empleados, ya que los delegados sindicales afiliados a sindicatos tienen un papel clave en el desarrollo de operaciones y la construcción de una cultura constructiva de cooperación. UPM cuenta con un amplio sistema de representación de los empleados en todos sus negocios y considera que este es un objetivo importante también para el futuro.

Las condiciones de trabajo que se comuniquen permitirán la continuación de las operaciones después del cambio de año, pero no representarán metas comerciales específicas para las negociaciones. Una vez que hayan comenzado las negociaciones, las empresas declararán sus objetivos.

Según el actual convenio colectivo con el Sindicato de Trabajadores del Papel el salario medio anual bruto de un trabajador con jornada regular en trabajo continuo de tres turnos es de aproximadamente 63 000 euros y la jornada semanal de 34,5. Que no exista un convenio colectivo de trabajo, traerá implicaciones como, por ejemplo, en el sistema de tiempo de trabajo de las fábricas, la estructura salarial y la posibilidad de contabilizar las cuotas sindicales.

Por otro lado, el plan de incentivos a corto plazo de UPM -que se aplica a todos los empleados- forma parte de los beneficios integrales de UPM, que se mantiene también en una situación en la que no existe un convenio colectivo de trabajo.

Según la empresa, “los Beneficios de UPM garantizan la seguridad en diversas situaciones de la vida, superan los estándares establecidos en la ley y los convenios en muchos aspectos, e incluyen elementos de remuneración y desarrollo de habilidades”.

A pesar de que UPM ha tratado de entablar negociaciones colectivas específicas de la empresa con el Sindicato de Trabajadores del Papel y los representantes de los empleados para negociar formas flexibles de organizar el trabajo, las horas y los salarios, así como el desarrollo de competencias dentro de las empresas, hasta ahora solo ha establecido contacto en UPM Biofuels, donde las partes se han reunido e intercambiado información en las instalaciones para las negociaciones.

El Sindicato de Trabajadores del Papel es actualmente socio de negociación de cinco empresas dentro de UPM. En otros dos negocios el socio de negociación es el Sindicato Industrial, que lleva meses negociando con UPM. Cada negocio de la empresa tiene ingresos que corresponden al menos a una empresa cotizada de tamaño medio, y sus productos, mercados y entorno operativo difieren significativamente.

Para UPM, “es importante involucrar a un grupo de personas mucho más grande que antes en las negociaciones. Además de los representantes sindicales, la dirección comercial y los representantes de los empleados locales también estarían involucrados, aportando a las discusiones la comprensión tan necesaria de los negocios y el trabajo diario en las fábricas”, comentó la empresa en su página web.

Fuente
UPM
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle la mejor experiencia de usuario. Si acepta, estará dando su consentimiento a estas cookies y también a la aceptación de nuestra política de cookies. Haga clic en el enlace para obtener más información.    Leer más
Privacidad