Noticias de Tissue en Latinoamerica

Softys avanza con el e-commerce en Perú y despliega sus servicios en Argentina y México

La empresa buscará hacer entregas el mismo día en varios mercados

La multilatina de higiene y cuidado personal Softys está decidida a dar el siguiente paso en el desarrollo de su estrategia comercial de venta directa al consumidor final. Además, espera terminar de desplegar sus servicios de comercio electrónico en Argentina y México durante los próximos meses.

El gerente de e-commerce de la compañía, Tomás García, explica que hoy el canal enfocado en el consumidor final (conocido como B2C en el mundo de los negocios) buscar poder desarrollar la capacidad de “generar información, y aprender del consumidor, a través del contacto directo”. Si bien los volúmenes de venta de este tipo de iniciativas en general en las empresas son bajos (excepto en China), el gran valor para las empresas que quieren avanzar en este punto es “aprender sobre los consumidores, que compran”.

Softys opera en la mayoría de los países de la región con marcas como Elite, Babysec, Ladysoft, Cotidian, Confort, Nova, entre otras, y que por lo menos desde 2019 viene dando pasos en el comercio digital. El año pasado tuvo ingresos por US$ 2.195 millones, un alza de 6%.

García destaca que existen una serie de aprendizajes que “son parte de los desafíos que nos planteamos para este año, porque avanzamos en disponibilizar los e-commerce en los países, crear la estructura. Hoy los portales están implementados, pero el próximo paso -que estamos empezado a implementar- es todo el conocimiento interno, la disponibilización de tecnología para analizar la data”, todo con el fin de generar la capacidad de la entrega en el mismo día en seis de los ocho mercados donde operan con este servicio.

IMPULSO DE PERÚ Y NUEVOS MERCADOS

La multinacional brasileña de tecnología VTEX ha sido una aliada para Softys. De su mano lanzó en 2019 su primer sitio de e-commerce enfocado en la venta de productos higiénicos para adultos. De este modelo fue generando aprendizajes y detectando oportunidades para replicarlo en otros países.

Tal fue el éxito de esta alianza, el 30% de los pedidos hoy se hacen vía suscripción, por lo tanto, dio el salto y decidió lanzar Club Softys, una tienda oficial donde se comercializan sus productos en los distintos segmentos.

“La venta directa, nuestros e-commerce propios, la hemos desplegado en seis de nuestros ocho países”, dice García. En 2020, además de lanzar Club Softys, abrió Lojas Softys en Brasil, “todo esto tuvo una aceleración por el tema de la pandemia y fue un gran empuje para nuestras plataformas”.

El año pasado se desplegó Club Softys en Perú, Uruguay, Colombia y Ecuador, gracias al conocimiento profundo del consumidor. “En esa línea, lógicamente los que tienen mayor madurez hoy día son Brasil y Chile, que fueron los pioneros, pero hemos visto un gran desarrollo en el mercado peruano, está avanzado super rápido”, recalca.

Pero todos estos avances dependen del nivel de digitalización que exista en el mercado y las matrices orgánicas que permitan a las compañías desenvolverse de mejor manera. “Hemos visto que Perú viene muy bien desarrollado y eso nos da el empuje para desarrollar este modelo”, argumentó respecto de su interés en dicho país.

Respecto de Uruguay comentó que es un mercado “más pequeño”, pero no menos importante, porque para este año se planteó el desafío de crecer, así como también los planes estarán ligados a terminar de desplegar los sitios en Argentina y México. “Esperamos ya los próximos meses tenerlos a disposición y creemos, lógicamente, que esos países son muy atractivos para poder desarrollar nuestro canal de ventas directas”, recalcó.

PROYECCIONES

En el consumo masivo, la entrega en el mismo día es el atributo más importante para el cliente y será el desafío para las empresas a nivel global. Al respecto, el gerente general de e-commerce sñaló que “esta tendencia, en el mercado latinoamericano será clave para seguir desarrollando el B2C”.

La ambición de la compañía es lograr esto en todos los mercados, pero por temas logísticos será más difícil de poder abarcar. Tal es el caso de Perú, que a diferencia de Chile, solo se opera con distribución en Lima, “y poder despachar el mismo día implica un desarrollo logístico más grande, pero el porcentaje donde se concentra la venta de e-commerce está muy apalancado en las capitales de países donde se hace sentido la disponibilización de este modelo”.

El consumidor tiene una expectativa de este servicio gracias a empresas como Cornershop, Rappi o PedidosYa, que despachan en 90 minutos o las entregas de retailers que entregan en 24 horas o menos, por ende, un desafío para un B2C como Softys “está en poder nivelarse a esas expectativas”.

El e-commerce de consumo masivo de Softys tiene una penetración del 5% en Chile, pero llegó a ser el 8% en medio de la pandemia, pero estos son niveles que no se volverán a ver en el corto plazo. Según explicó García, “continuarán los crecimientos pero no serán exponenciales. La penetración del e-commerce se tiende a nivelar, pero no a estados pre-pandemia, queda en un piso más alto pero plano. Esto es lo que se visualiza en distintos mercados”.

“Hay desafíos de seguir madurando en nuestra operación. Hemos implementado tecnología para asegurar una mejor experiencia para los consumidores. Tenemos que seguir fortaleciéndonos en los mercados en los que operamos”, apuntó el ejecutivo.

Para lograr todos los objetivos la compañía ha invertido en tecnología. En 2021 su plan de inversiones contó con una cifra de US$ 100 millones para aumentar dicha capacidad. En 2022 ese monto será superior porque “estamos incurriendo en mayor tecnología”, detalló.

Fuente
DF Sud
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle la mejor experiencia de usuario. Si acepta, estará dando su consentimiento a estas cookies y también a la aceptación de nuestra política de cookies. Haga clic en el enlace para obtener más información.    Leer más
Privacidad