Noticias de Celulosa

La planta de celulosa de Bracell inicia operaciones en agosto

La unidad recibirá una inversión superior a los R$ 8 mil millones inicialmente previstos y contará con dos líneas de producción, con la flexibilidad de alternar entre pulpa de eucalipto disuelta y blanqueada

La megafábrica de celulosa que Bracell está construyendo en Lençóis Paulista (SP), Brasil, comenzará a operar en agosto, la primera de una nueva generación a gran escala en América del Sur. La unidad recibirá una inversión superior a los R$ 8 mil millones inicialmente previstos y tendrá dos líneas de producción, con flexibilidad para alternar entre pulpa disuelta, materia prima viscosa y eucalipto blanqueado (papel kraft).

La empresa Royal Golden Eagle (RGE) de Singapur está ampliando la antigua Lwarcel, adquirida en 2018, y dedicará una parte importante de su producción a las propias fábricas de papel y viscosa del grupo en Asia. Otros clientes de la región, Europa y Estados Unidos también están en el radar de la venta del exceso de volumen. «Somos muy optimistas sobre la perspectiva de la demanda en los próximos años», dijo el vicepresidente ejecutivo de Bracell, Per Lindblom.

El cronograma actual, que incluye un retraso de cuatro semanas por problemas en la entrega de materiales y equipos, principalmente de Asia, debido a la pandemia, prevé que la primera línea del Proyecto Star entre en operación a mediados de agosto, y el segundo después de dos semanas.

En la curva de aprendizaje, habrá variación de producción entre la disolución de la pulpa y el kraft de acuerdo con el nivel de estabilidad operativa. Al menos en los primeros años de funcionamiento, no se ha definido el volumen esperado de cada tipo de fibra. A efectos de planificación, se considerará la demanda y la perspectiva de integrar toda la pulpa de disolución fabricada en Lençóis Paulista con la viscosa fabricada por RGE en Asia.

Inicialmente, la contribución a la expansión de Lwarcel, comprada por RGE en 2018, se estimó en R$ 8 mil millones, monto que ya correspondía a la mayor inversión privada en el estado de São Paulo en las últimas dos décadas. El proyecto, sin embargo, fue menor: la idea era instalar una nueva línea, de 1,25 millones de toneladas anuales, que complementa la línea existente de 250 mil toneladas de celulosa kraft al año.

Ahora, el proyecto contará con dos nuevas líneas, con una capacidad de producción de 1,5 millones de toneladas de celulosa por año, o alrededor de 2,6 millones y 2,8 millones de toneladas de celulosa kraft por año. A pesar de no revelar la inversión adicional, Bracell confirma que recaudó US$ 1.300 millones en un préstamo sindicado que reunió a bancos nacionales e internacionales. En el sector se dice que el costo de un proyecto industrial de este tamaño se acerca a los R$ 15 mil millones. En actividad, el Proyecto Estrella, que ya involucró a 11,5 mil personas en el pico de las obras, generará 6 mil puestos de trabajo.

La planta de celulosa de Bracell contará con la caldera de recuperación más grande del mundo, la cual está siendo equipada con tecnologías de punta, aún no utilizadas a escala industrial en la región, y tendrá capacidad para quemar 13 mil toneladas de sólidos diarios. El proyecto contará con una de las mayores unidades de gasificación en operación, utilizando materia prima 100% renovable para producir biogás, al estar libre de combustibles fósiles.

El proyecto utilizará parte de la energía generada en la operación en sus instalaciones, y también podrá exportar 180 megavatios (MW) de energía limpia al sistema nacional, cantidad suficiente para abastecer a una ciudad de 3 millones de habitantes.

La fábrica será la nueva referencia en emisiones, ya que contará con seis precipitadores electrostáticos, que reducen el material particulado en los gases de la caldera de recuperación química. El Proyecto Estrella también contará con el tratamiento de efluentes como diferencial, según el director general de Bracell São Paulo, Pedro Stefanini.

Bracell estableció un contrato a largo plazo con MRS para enviar celulosa desde Lençóis Paulista al Puerto de Santos, donde ya tiene terminales disponibles. El insumo será transportado en camión desde la fábrica hasta la Terminal Intermodal en Pederneiras, desde donde viajará por ferrocarril hasta Santos.

Fuente
Valor Económico
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle la mejor experiencia de usuario. Si acepta, estará dando su consentimiento a estas cookies y también a la aceptación de nuestra política de cookies. Haga clic en el enlace para obtener más información.    Leer más
Privacidad