Noticias de Tissue en Latinoamerica

Kimberly-Clark Bolivia reduce su consumo total de agua en 79%

Su planta en Santa Cruz ejecuta un plan de control e inversión para mejorar su proceso en el manejo de este recurso.

Como parte de la conmemoración del Día Mundial del Agua, la empresa Kimberly-Clark Bolivia afirmó que redujo en un 85% el uso de este elemento, y el consumo total disminuyó en un 79% desde el 2015 hasta la fecha, gracias a su programa interno: “Reducción de Consumo de Agua”.

Este proyecto comenzó a ejecutarse en 2015 con dos misiones paralelas: cambios y mejoras en los procesos de producción, y concientización de una cultura de cuidado. Durante el período 2018-2019, la compañía se enfocó en generar una cultura de cuidado, mediante controles exhaustivos, reuniones de seguimiento, comunicación interna, sesiones de capacitación y reconocimientos a las buenas prácticas.

Y ya entre 2019 y 2020, trabajó en la automatización de niveles, mejoras en el sistema de recuperación y mejoras en el proceso de clarificación.

“Logramos un récord histórico de ahorro de agua que nos consolida como una planta sostenible, ayuda a reducir nuestra huella ambiental y nos mantiene firmes en nuestra visión 2030 de sustentabilidad”, dijo la Gerente General de Kimberly-Clark Bolivia, Laura Perdomo. “Estamos orgullosos de los resultados obtenidos gracias al compromiso de nuestra planta y el gran esfuerzo que está haciendo el equipo para reducir el consumo de agua en los procesos productivos y en el uso humano”, agregó.

Esta reducción es gracias a que la compañía controla y estandariza los procesos para evitar pérdidas constantes de agua, además trabaja en el fomento de una cultura de concientización y cuidado del medio ambiente entre los colaboradores, según lo informado por Kimberly-Clark.

Para este 2021 la compañía continúa desarrollando iniciativas para cuidar el agua. “Es satisfactorio ver resultados positivos en un tema que involucra a todos y por cuyo cuidado debemos trabajar en conjunto. En Kimberly-Clark tenemos una mentalidad Jump, es decir, este modelo de ahorro, es transferible a cualquier otro proyecto que busque elevar la cultura a un siguiente nivel”, explicó Perdomo.

Pero este proyecto de ahorro es a largo plazo y es parte de la estrategia de sustentabilidad 2030 que la compañía implementa a nivel mundial con el fin de “disminuir a la mitad su huella ambiental e impactar mil millones de vidas hasta el año 2030”.

Esta estrategia mundial tiene cuatro focos claves, disminuir emisiones de carbono, proteger bosques, menor huella hídrica y reducción del uso de plásticos.

“Estamos trabajando para lograr cambios significativos que comiencen desde la cultura organizacional; esto implica romper barreras que nos permitan orientar a nuestros equipos, marcas y productos hacia un propósito común de sustentabilidad”, aseguró Laura Perdomo.

Fuente
Página siete
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle la mejor experiencia de usuario. Si acepta, estará dando su consentimiento a estas cookies y también a la aceptación de nuestra política de cookies. Haga clic en el enlace para obtener más información.    Leer más
Privacidad