Noticias de Tissue en Latinoamerica

Kimberly-Clark ahorra drásticamente el consumo de agua en América Latina

La empresa tiene como objetivo reducir su huella hídrica en un 50 % en las regiones con escasez de agua para 2030

Kimberly-Clark, la multinacional que tiene como objetivo fundamental la conservación del agua y que trabaja por mejorar la vida de 1000 millones de comunidades desatendidas en todo el mundo en la próxima década, usó más de un 34% menos de agua en sus instalaciones en áreas con escasez de este recurso que en 2015.

La empresa, que tiene como objetivo reducir su huella hídrica en un 50 % en las regiones con escasez de agua para 2030, ha reducido drásticamente el consumo de agua en dos de las instalaciones de fabricación en América Latina para producir papel higiénico y toallas de papel Scott junto con pañuelos faciales Kleenex.

Las instalaciones de Kimberly-Clark en Santa Cruz, Bolivia, han reducido su consumo de agua en más del 86% desde 2015. Los ahorros de agua en estas instalaciones son suficientes para llenar más de 86 piscinas olímpicas.

De manera similar, Kimberly-Clark redujo su consumo de agua en un 68% desde 2015 en su instalación en Sitio del Niño, El Salvador, y los ahorros de agua en esta instalación son suficientes para llenar más de 500 piscinas olímpicas.

“Cuidar el planeta es parte de cómo vivimos nuestros valores en Kimberly-Clark, y nos complace haber logrado ahorros significativos de agua en estas instalaciones de fabricación, entre otras en todo el mundo”, dijo Vetrivel Dhagumudi, el programa global de agua de la compañía. líder. “Seguimos invirtiendo en medidas de ahorro de agua en nuestras instalaciones para minimizar nuestro impacto ambiental y cumplir nuestro propósito de Better Care for a Better World”.

Para lograr estos objetivos, el proceso comenzó con una extensa auditoría para identificar soluciones fáciles, como fugas, así como oportunidades para reacondicionar máquinas individuales para usar menos agua. Además, los nuevos sistemas de reciclaje de circuito corto con filtración de alta calidad permitieron que las plantas reutilizaran más agua en lugar de descargarla. Los equipos también mejoraron las propias plantas de tratamiento de aguas residuales de las instalaciones para que pudieran reciclar más agua de regreso a la instalación.

“La cultura ha cambiado porque hicimos muchas capacitaciones para que la gente fuera más ‘consciente del agua’”, dijo Susana Sierra, coordinadora ambiental de las instalaciones de Kimberly-Clark en Sitio del Niño, una región que experimentó su primera escasez de agua en la historia en 2016.

La concienciación sobre el agua de los empleados también desempeñó un papel clave. “Ahora, los empleados están empoderados con la gestión del agua”, agregó. Inmediatamente informarán un problema como un grifo que gotea, y encontramos una solución muy rápidamente. Además, aprovechamos las herramientas de mejora continua como Lean Six Sigma para ayudar a conservar este preciado recurso”.

Todo esto contribuye al objetivo global de la compañía de reducir su huella ambiental a la mitad para 2030 en las áreas donde puede marcar la mayor diferencia: agua, bosques, clima y plásticos.

“Estamos realmente orgullosos de que estamos minimizando nuestro impacto ambiental y reduciendo el uso de agua de manera significativa”, dijo Alejandro Lechin, gerente de medioambiente, salud y seguridad en las instalaciones de Santa Cruz. “Estamos celebrando el 150 aniversario de Kimberly-Clark este año y queremos continuar con este legado de crecimiento sostenible durante los próximos 150 años y más”.

Fuente
3BL Kimberly-Clark
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle la mejor experiencia de usuario. Si acepta, estará dando su consentimiento a estas cookies y también a la aceptación de nuestra política de cookies. Haga clic en el enlace para obtener más información.    Leer más
Privacidad