Noticias de Tissue en Latinoamerica

Kimberly-Clark acordó que sus toallitas húmedas cumplirán con los estándares de la industria

Sobre la demanda que recibió el fabricante de papel higiénico Scott, Kimberly-Clark, la empresa acordó que sus toallitas Cottonelle cumplirán con estándares de la industria de aguas residuales

Kimberly-Clark, otros fabricantes y minoristas de toallitas húmedas fueron acusados de vender productos “desechables” que no se desintegran como el papel higiénico. Ante esto, Kimberly-Clark ha llegado a un acuerdo sobre sus llamadas toallitas «desechables» que incluirán un mejor etiquetado, mejoras de fabricación y dos años de pruebas, una victoria para las ciudades y condados de EE.UU. que dicen que los productos han provocado un bloqueo en el alcantarillado.

El fabricante de papel higiénico Scott acordó que sus toallitas Cattonelle etiquetadas como “desechables” cumplirán con los estándares de la industria de aguas residuales para mayo de 2022 como parte del acuerdo propuesto con el sistema de gestión del agua Charleston, en Carolina del Sur.

Según su sitio Web, la marca Cottonelle de la compañía actualmente anuncia sus toallitas como desechables, sin embargo, Kimberly-Clark no respondió de inmediato a las solicitudes de los comentarios negativos que recibió la marca. Por eso, el acuerdo es importante para una industria que ha mantenido en gran medida que sus toallitas desechables se descomponen en el agua como se anuncian, contrariamente a las declaraciones de los municipios de que los productos están creando un problema de bloqueo creciente.

Los profesionales de la gestión del agua dicen que los «fatberg», como se conoce a las masas de material acumulado, se componen en gran parte de toallitas que los consumidores colocan en sus inodoros en lugar de en el bote de basura.

Esta decisión, presionará al resto de la industria a tomar medidas similares, dijo Mike Saia, representante de Charleston Water System, o CWS. Dijo que la agencia planea continuar su demanda contra las otras empresas.

“Esto establece un punto de referencia crítico. Este es un gran día para la industria de las aguas residuales ”, dijo Saia. La agencia pidió a otros fabricantes de toallitas que se comprometan con los mismos estándares y ayuden a educar al público sobre «las graves consecuencias cuando las toallitas que no se pueden tirar se desechan por el inodoro”.

Dicho acuerdo ha sido presentado al tribunal federal de Carolina del Sur, pero aún no se ha aprobado, según CWS.

Fuente
La República
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle la mejor experiencia de usuario. Si acepta, estará dando su consentimiento a estas cookies y también a la aceptación de nuestra política de cookies. Haga clic en el enlace para obtener más información.    Leer más
Privacidad