NoticiasNoticias de Celulosa

El Precio de la celulosa debería permanecer estable en el primer trimestre de 2023

Analistas e inversores inician el año con cautela, a la espera de la llegada de nuevos volúmenes en el segundo semestre

En diciembre, los precios de la celulosa de fibra corta iniciaron la corrección esperada desde meses antes, aunque no deberían registrar caídas abruptas o acentuadas en el primer trimestre de este año. Suzano, el mayor productor de este tipo de celulosa en el mundo, ya había confirmado una reducción de precios en el último mes.

Teniendo en cuenta que las nuevas capacidades en operaciones llegan al mercado con volúmenes más significativos recién en el segundo semestre, además de la posible reanudación del crecimiento económico en China, se espera que el commodity se estabilice en los niveles actuales o levemente por debajo durante algún tiempo.

En 2022, los precios de las materias primas experimentaron sucesivos reajustes, seguidos de una estabilidad cercana a niveles históricos. En julio, cuando los valores alcanzaron su punto máximo, la tonelada de fibra corta alcanzó los US$ 910 en China, mientras que en Europa el precio de referencia rondó los US$ 1.400 y, en Norteamérica, más de US$ 1.600.

Sin embargo, en diciembre, según Fastmarkets Foex, el precio neto de la fibra corta en China fue de US$ 856,08 la tonelada, aún sin reflejar el recorte de US$ 40 la tonelada anunciado por Suzano. Durante casi cinco meses, los precios de la fibra corta en China se han mantenido en $860 por tonelada.

Con la disponibilidad de celulosa reducida debido a paradas inesperadas en los productores de todo el mundo, huelgas y problemas en la cadena de suministro, los inventarios globales han alcanzado niveles críticos y aún no se han normalizado por completo, particularmente en China. Además, el sector también enfrentó inflación global y mayores costos de la madera -o escasez, como se vio en Europa, luego de los embargos a Rusia por la invasión de Ucrania- corroborando el aumento de los precios por los altos costos.

Hacia 2023, al menos dos nuevas capacidades importantes deberán entrar en operación en el mercado: la unidad Paso de Los Toros de UPM, en Uruguay, y Projeto Mapa de Arauco, en Chile. Con ambas plantas, se incorporarán gradualmente al mercado 3,6 millones de toneladas de celulosa de fibra corta, que crece a razón de 1,5 millones de toneladas por año. Por ello, inversores y analistas inician con cautela el ciclo 2023 y 2024, a la espera de la llegada de estos volúmenes al mercado.

En este sentido, este año hay margen para que se adelante la bajada de precios. Con la reapertura de China -tras las medidas contra los brotes de Covid-19 en el país- se podrá estimular la demanda de celulosa y papel.

Fuente
Valor Econômico
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle la mejor experiencia de usuario. Si acepta, estará dando su consentimiento a estas cookies y también a la aceptación de nuestra política de cookies. Haga clic en el enlace para obtener más información.    Leer más
Privacidad