Cuidados PersonalesNoticias

Bajo el comando de Essity, Knix tiene el potencial de convertirse en una marca global

Con Joanna Griffiths al frente de la empresa incluso Después de la venta, Knix invirtió en el mercado minorista y desarrolló estrategias para continuar expandiendo su marca

Después de vender una participación mayoritaria en la empresa de ropa interior femenina Knix al líder mundial en salud e higiene Essity, Joanna Griffiths, fundadora y CEO, aún posee una participación del 20% en la empresa y sigue siendo presidenta, liderando la marca bajo su nueva asociación con la gigante sueca.

Inicialmente desacreditada por posibles inversionistas, la ejecutiva incluso escuchó que su idea no era rentable porque era “demasiado específica”. En este contexto, la venta de la marca, que se produjo en 2022, operación que valoró a Knix en 500 millones de dólares, se convierte en una confirmación pública de que la ropa interior a prueba de períodos y otros productos destinados a las necesidades de las mujeres pueden generar valor real, algo que Griffiths siempre ha creído:

“A menudo me decían que el mercado no sería lo suficientemente grande o que sería un negocio de estilo de vida interesante, pero en última instancia no estaba respaldado por el riesgo ni nada por el estilo”, explica Griffiths. “Es un idioma que escuchan muchas fundadoras. Ver este éxito es importante, reconocer que a veces no sabes dimensionar un mercado, no porque el mercado sea pequeño, sino porque estás creando algo totalmente nuevo”, reflexiona la ejecutiva.

Además de Knix, Essity también adquirió Modibodi, con sede en Australia, y tiene otras inversiones en ropa a prueba de fugas con marcas como Libresse y Bodyform.

RENDIMIENTO Y PROYECCIONES

En los últimos años, Knix se ha expandido rápidamente, saltando de US$50 millones en ventas en 2019 a US$133,6 millones en 2021. En 2022, en los primeros nueve meses del año, las ventas totalizaron alrededor de US$126 millones.

En una categoría que ni siquiera existía hace diez años, hoy compite con grandes marcas como Aerie, Hanes y Victoria’s Secret, que han lanzado sus propias bragas.

Bajo la dirección de Essity, Knix ha experimentado algunos cambios que han aumentado su potencial para convertirse en una marca global. Actualmente cuenta con e-commerce propio y siete tiendas físicas en Estados Unidos y Canadá.

Habiendo dejado la venta al por mayor en 2017 para centrarse en las ventas directas al consumidor, Knix contrató recientemente a un ejecutivo para supervisar los nuevos acuerdos con los minoristas y planea vender sus productos en Amazon.

Con planes de seguir creciendo y abriendo varias tiendas año tras año, en 2023, el enfoque de la empresa está en Canadá y otros mercados donde la demanda de comercio electrónico tiende a ser alta en el futuro.

Para Griffiths, la venta de Knix a Essity y su continuo liderazgo de la marca puede servir como un mensaje a quienes desacreditaron su trabajo y su potencial al frente de la empresa responsable de un producto innovador. “Creo que este hito definitivamente demuestra que es posible criar una familia y administrar un negocio y hacerlo bien, que fue la crítica que enfrenté”, concluye la CEO.

Fuente
Globe and mailKnix
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle la mejor experiencia de usuario. Si acepta, estará dando su consentimiento a estas cookies y también a la aceptación de nuestra política de cookies. Haga clic en el enlace para obtener más información.    Leer más
Privacidad